Desarrollo Psicomotor: La unión entre lo Físico y lo Emocional

Escrito por Parents' Place

El desarrollo psicomotor es la relación entre el desarrollo motor y las emociones del niño. Es posible relacionar estas dos áreas debido a que el desarrollo del niño ocurre de manera integral.

Los primeros tres años de vida, principalmente, se caracterizan por la relación que existe entre la actividad corporal, relacionada con el crecimiento y la adquisición de habilidades motoras, la actividad cognitiva, relacionada con el desarrollo del cerebro y sus funciones como la percepción y la memoria, y la actividad emocional, relacionada con la madurez de las emociones.

El niño explora su medio y los objetos que lo rodean a través de sus posturas, de su equilibrio, de su coordinación y de su fuerza muscular (actividad corporal), y adquiere conocimiento del mundo (actividad cognitiva), lo cual le genera reacciones emocionales que se traducen en gestos, expresiones y actitudes (actividad emocional) (Herrero, Jiménez, A.B. 2000).

Esto implica que al revisar la postura de un niño no sólo se puede observar su control y coordinación motora, sino también se muestran rasgos de su área emocional.

El desarrollo psicomotor, por lo tanto, supone una relación entre el desarrollo del cuerpo y el desarrollo de las emociones. El desarrollo corporal permite que el niño adquiera el tono muscular necesario para mantener las posiciones (cabeza recta, sentado, parado), y el desarrollo emocional aportará la madurez cognitiva y afectiva para que estas posiciones se lleven a cabo. Agregado a esto, es importante una buena nutrición, adecuadas condiciones de vida y un ambiente de amor y seguridad (Herrero, Jiménez, A.B. 2000).


Masaje de Piernas para los bebés de 0 a 12 meses.
 

La información de este artículo se obtuvo tras una investigación realizada por el grupo de psicólogos de Parents’ Place.