Ansiedades Comunes: Ansiedad por Separación y Ansiedad ante un Extraño.

Escrito por Parents' Place

 Antes se creía que la reacción del niño de miedo al separarse de la madre y cuando se acercaba un extraño a él, eran señales de apego seguro a la madre;sin embargo, ahora el apego seguro se mide por la reacción del niño cuando la madre regresa, y no por las angustia que presenta cuando la madre se va.

El que un bebé exprese ansiedad ante un extraño o al separase de su madre esta más relacionado con su temperamento innato o con las circunstancias de su vida que con la seguridad del mismo (Papalia, 2007).

Las reacciones hacia los desconocidos empiezan a partir de los 6 meses de edad y se incrementan a lo largo del primer año de vida. En caso de que tu hijo lo presente, es recomendable que permitas que se adapte poco a poco a los desconocidos y que sea en un escenario familiar.

Respecto a la ansiedad de separación, se recomienda que el cuidado que tendrá tu bebé al separarse de ti, sea sensible y cálido, parecido al que recibe de tu parte, ya que la ansiedad que supuestamente presenta ante la separación se debe, en muchas ocasiones, más que a la separación, al cuidado que recibe cuando te vas.

Consejos para tratar la ansiedad de separación

  1. Tranquilízate tú. Observate a ti misma, recuerda que los niños perciben tu ansiedad y puede generarles preocupación sentirte así. Respira profundo, apoyate en una persona en quien confíes para dejar a tu hijo y principalmente confía en que tu hijo puede estar bien sin ti. Si te sientes segura, le transmitirás esa seguridad a tu pequeño, y recuerda que es su camino para volverse un niño independiente y fuerte el día de mañana.
  2. Prepáralo para los cambios. Si a tu pequeño le cuesta trabajo adaptarse a los cambios, preparalo anteriormente diciéndole con quien se quedará mientras no estás, apuntándole la hora de tu regreso (puedes hacerlo señalando manecillas “Cuando el palito grande llegue aquí, voy a regresar”) y compartiendole todas las cosas que hará mientras no estás.
  3. No te escabullas, avísale cuando te vas. Escabullirte puede ahorrarte los llantos del momento pero no genera seguridad en tu hijo, sino desconcierto y ansiedad.
  4. Avísale cuando regresas. Es importante hacerle fiesta a tu regreso, eso le permitirá aprender y recordar que a pesar de que te vas, regresas, claro si no esta dormido, de ser así acercate a besarlo siempre que llegues para que el duerma con tranquilidad sabiendo que al llegar se lo harás saber siempre.
  5. No conviertas la ansiedad en el tema principal entre tu y tu hijo. Háblalo con él de manera concisa y directa, y después trata de tocar otros temas.

La información de este artículo se obtuvo tras una investigación realizada por el grupo de psicólogos de Parents’ Place.