Haciendo Amigos de los 2 a los 5 años

Escrito por Parents' Place

Como adultos, disfrutamos y nos enriquecemos de las amistades con las que contamos. A veces se nos olvida que la amistad comienza poco a poco y perdemos de vista que no es lo mismo tener un amigo a los 2 años que a los 25 años. A continuación te presentamos algunos indicadores de que tus hijos están aprendiendo a hacer amigos:

A los 2 años los niños aún no están interesados en jugar con niños de su edad, ya que durante esta etapa la meta principal es lograr controlar su ambiente y es mucho más fácil lograrlo con adultos y con juguetes. Otra meta importante a los 2 años es aprender el lenguaje y es probable que escuchen más palabras de niños mayores que de niños de su misma edad. Además, por lo general, los niños de 2 años tienen dificultad compartiendo lo suyo, respetando turnos y cooperando, por lo que es probable que requieran de la atención constante de un adulto cuando jueguen juntos.

A los 3 años, es común que los niños ya hayan aprendido un poco más sobre la amistad, comienzan a entender que la amistad se trata de dar y recibir. La mayor parte de las veces juegan con un niño a la vez y requieren que algún adulto esté cerca para ayudarlos a resolver conflictos que puedan generarse. Los niños de 3 años también requieren pasar tiempo con adultos para desarrollar sus habilidades de lenguaje.

Por lo general, no es hasta los 4 años que los niños empiezan a platicar más con niños de su edad que con adultos a su alrededor. A esta edad el juego imaginativo (crear mundos imaginarios), y el juego cooperativo (jugar con otros aprendiendo a esperar turnos y compartir juguetes) es muy importante. A esta edad, los niños raramente juegan con más de dos niños a la vez.

Es perfectamente normal que niños de 3, 4 y 5 años pasen más de la mitad de su tiempo jugando cerca de otros niños y no tanto interactuando con ellos. Alrededor de los 3 o 4 años, podemos ver que algunos niños (como algunos adultos) son introvertidos. Para los niños introvertidos, ser social es trabajo arduo, porque absorbe su energía emocional. Es probable que sí les guste jugar con otros, pero usualmente, requieran de tiempo solos porque estar solo recarga sus baterías emocionales. Con el tiempo, niños introvertidos pueden llegar a tener pocos o inclusive un solo amigo quien puede llegar ser suficiente para enseñarle el dar y recibir de la amistad.

Esperamos que estos breves indicadores te ayuden a identificar cómo entiende tu hijo la amistad y qué está haciendo para integrarse y hacer amigos. La información de este artículo se obtuvo tras una investigación realizada por el grupo de psicólogos de

Parents’ Place.