LA CONSISTENCIA: Ingrediente básico de la disciplina

Escrito por Parents' Place

¿Qué significa ser consistentes?
La consistencia implica que ambos padres o cuidadores principales reaccionen de una manera parecida a los berrinches, enojos y desplantes de los niños, es decir a las conductas disruptivas del niño. Esto implica que la intensidad del regaño sea parecido.

Los padres pueden diferir en pequeños detalles ya que siendo personas distintas es difícil que piensen igual en todo. Aún así es importante respetar esas diferencias y apoyarse. Que el padre diga que “no” y la madre que “si” no es consistencia y sólo confunde y resta autoridad a AMBOS padres.

A continuación se presentan algunos consejos para mantener y propiciar la consistencia en casa:

1. Elige tus prioridades: Si intentas corregir todos lo comportamientos que no te gustan al mismo tiempo será demasiado para ti. Para empezar, intenta elegir uno o dos asuntos, una o dos reglas que quieras mantener y respetar y trátalas con especial atención. Si las respuestas son quejas, berrinches o faltas de respeto, trata de no ceder, no te enganches y les des atención, recuerda que al darle atención recompensas una conducta negativa.

2. Escribe recordatorios: Déjate notas que digan “No discutas”, “No te enganches”, puede parecer simplista pero de verdad puede ayudarte a no caer en la tentación. También haz un anuncio especialmente grande que te ayude a recordar las 3 Cs de la crianza de los hijos: “Calma, consistencia, y cariño”.

3. Elige el momento adecuado: Todos necesitamos tiempo, estructura y poco estrés para ser consistentes. Intenta no “bombardear” a tus hijos con una nueva estrategia de disciplina antes de que nazca un bebé, antes de que empiece la escuela o en un momento de mucha presión.

4. Espera resistencia: Tu hijo te retará y te probará, sin importar lo consistente que seas. Otra opción es que acepte las nuevas reglas, sólo para después de unos días volver a caer en viejos hábitos. No te desesperes, este tipo de pruebas son normales. Una vez que aceptes estas regresiones temporales, serán menos frustrantes y será más fácil para ti mantenerte en el camino de la consistencia.

5. No intentes hacerlo sola: Una vez que te comprometas en la campaña de la consistencia, solicita apoyo: Tu pareja o los maestros de tu hijo, entrenadores, abuelos, todos pueden apoyarte a solucionar los problemas de conducta en tu casa.

6. Opta por ser inconsistente adrede: La inconsistencia accidental manda el mensaje que una regla no es importante, lo que motiva a tu hijo a ignorarla también. Pero ser inconsistente adrede –como decirle a tu hijo antes de romper una regla que le permitirás romperla solo por esta vez- puede fortalecer dicha regla. Un ejemplo es decirle “Mira, sólo por hoy, aunque tu hora de dormir sea a las 8:00, te dejaré quedarte viendo la tele conmigo una hora más, para que termines de ver el partido.”

6. Recuerda que tu enojo es tu responsabilidad.
A veces cometemos el error de responsabilizar a los niños por nuestro enojo o frustración y es importante tener presente que la manera que reaccionamos ante cualquier situación es decisión nuestra independientemente de la situación.


La importancia de establecer horarios y rutinas para nuestros hijos.
 

La información de este artículo se obtuvo tras una investigación realizada por el grupo de psicólogos de Parents’ Place.