El Cómo, el qué y el cuando de dejar el pañal

Escrito por Parents' Place

Algunos consejos prácticos si crees que es hora de que tu pequeño deje el pañal.

¿Cuándo?

Algunos niños están listos para aprender a controlar esfínteres a los 18 meses, otros no están interesados en el proceso hasta los 3 años. La mayoría de los padres empieza el entrenamiento cuando sus pequeños tienen 2 años y medio.

  • Revisa si puede seguir instrucciones simples como “camina hasta la barda y siéntate en el círculo azul”.
  • No lo presiones. Apurar el proceso puede ser contraproducente.Muchas veces, mientras más temprano empieces, más tiempo tardará tu pequeño en aprender.
  • Pon atención a la vida de tu hijo. Si pronto le toca vivir cambios fuertes en su vida, como un cambio de escuela, de cuidador, o un nuevo hermanito, es probable que el control de esfínteres se vea afectado, por lo que la mejor opción es retrasarlo un tiempo.

¿Qué necesitas para empezar?

  • Primero que todo, es necesario comprar una bacinica o un adaptador especial para el inodoro. Esto puede tranquilizar la ansiedad que algunos niños sienten de caerse al “baño de los grandes”. A otros les molesta el ruido al bajarle al agua.
  • Puedes comprar un libro con dibujos o un video relacionado con el tema para que se empiece a interesar por hacerlo.
  • Muchas veces, si utilizas un adaptador para el inodoro requerirás comprar un banquito para que tu hijo se suba y se siente fácilmente. Además, el banquito le servirá para apoyar los pies mientras este sentado.

¿Cómo comenzar?

  1. Introduciendo la bacinica. Sienta a tu pequeño vestido en la bacinica, una vez al día, después del desayuno, antes de su baño, o cuando consideres que puede tener ganas. Esto le permitirá acostumbrarse a la bacinica y hacerlo parte de su rutina. Si no hay un baño accesible, trae la bacinica a su cuarto de juegos, o donde se encuentre.
  1. ¡Fuera Pañal! Cuando ya lo haya hecho parte de su rutina, siéntalo en la bacinica sin pañal, y otra ves deja que se acostumbre a esto. En este momento muéstrale que esto es lo que Mamá y Papá (y los hermanos) hacen todos los días. Ósea que, bajarse los pantalones antes de ir al baño es “cosa de grandes”.
  1. No presiones. Si sentarse en la bacinica lo asusta, no lo presiones. NUNCA lo obligues sentándolo a la fuerza. Es mejor dejar a la bacinica a un lado por un tiempo, antes de empezar a intentarlo de nuevo. Luego, cuando esté listo para hacerlo, significará que ya se siente cómodo para aprender.
  1. Los niños en el baño. Los niños aprenden por imitación, y observarte usar el baño es la manera natural de comprender que significa lo que le estas pidiendo. Si tienes un hombre, es más sencillo que a esta edad le enseñes a hacer pipí sentado. Una vez que perfeccione la acción, puede ver a papá y/o a su hermano mayor hacer pipí parado, es probable que después de esto lo aprenda rápido.
  1. Demuestrale y explícale. Cuando le demuestres como hacerlo, es importante que te vea y te oiga explicar lo que estas haciendo. Aún así es probable que por un tiempo aún tengas que ayudarlo a limpiarse con papel de baño.
  1. Demostraciones de amigos. Si tu pequeño tiene hermanos o amigos que ya van a la baño solos, considera que ellos también le hagan demostraciones. Puede ser efectivo que tu hijo observe a niños de su edad exhibiendo las habilidades que el está a punto de aprender.
  1. Conexiones. Enséñale la conexión entre hacer popo y el inodoro. La siguiente vez que se haga en su pañal, llévalo al baño, siéntalo, y vacía el pañal al inodoro. Después déjalo bajarle si quiere, para que pueda ver el contenido de su pañal desaparecer.
  2. Apóyate con libros. Un libro que puede ayudarte es Everyone Poops de Taro Gomi. Aún no existe en español, aún así lo importante son los dibujos.
  1. Puede pedir ayuda. Motiva a tu hijo a sentarse en la bacinica cuando sienta ganas. Si requiere de apoyo para llegar ahí, y quitarse el pañal, hazle saber que puede pedirte ayuda cuando lo requiera.
  1. Señales no verbales. Revisa y reconoce las señales no verbales que hace cuando quiere ir al baño, como brincar, poner sus piernitas juntas, o moverse de un lado a otro, y recuérdale que la bacinica esta ahí si la requiere.
  1. Quedarse sentado. A veces a los niños no les gusta sentarse en el escusado a esperar a que salga algo. Calmadamente motiva a tu hijo a quedarse sentado por al menos un minuto. Si lo acompañas y le lees un cuento, tienes más chance que se quede sentado por más tiempo.
  1. Pequeño premio por su logro. Cuando tu pequeño logre ir al baño exitosamente, puedes darle un pequeño premio. Es probable que siga teniendo accidentes, pero empezará a percibir que lograr ir al baño es un súper logro. Aún así trata de no hacer demasiado alboroto cada vez que vaya al baño para evitar que se sienta nervioso con tanta atención.
  1. Pull-ups. Una vez que ya estés avanzado en el entrenamiento, considera comprar pull-ups y agregarlos a tu rutina. Le permitirán a tu hijo que se desvista solito, lo cual es un paso importante para el control completo de esfínteres.
  1. Ropa íntima de grandes. Cuando tu pequeño empiece a buscar el baño cada vez que “tenga ganas”, es tiempo de intentar “ropa íntima de grandes”. Muchos padres reconocen que la ropa íntima con personajes de caricaturas puede servir de incentivo para que tu hijo se mantenga seco.
  1. Posibles accidentes. Todo niño tendrá accidentes de vez en cuando, antes de poder mantenerse seco todo el día. Cuando suceda, no te enojes y no castigues al niño. Ser un experto en el proceso toma tiempo. Si llega a suceder, tranquilamente límpialo y sugiérele que la próxima vez intente hacerlo en el baño.
  1. Controlar esfínteres de noche. Aún cuando tu hija esta limpia todo el día, puede tomarte unos meses, o años, quedarse seca toda la noche. A los 2 años, su cuerpo es aún muy inmaduro para levantarla en el medio de la noche para ir al baño. Al iniciar el entrenamiento, debe usar pañal o pull-up en la noche. Dile que si se levanta a la mitad de la noche porque quiere ir al baño, puede llamarte para que lo ayudes. Puedes intentar poner su bacinica a lado de su cama para hacérselo más fácil.
  1. Hora de dejar el pañal de noche. Si se ha mantenido seco por cinco noches seguidas, es hora de cambiar a ropa íntima. Como quiera cubre el colchón con un plástico para que no se dañe en caso de que tenga un accidente.
  1. Si no puede. No hay mucho que puedes hacer para acelerar el proceso más que evitar lo líquidos en la noche. Por lo que si no comprende, regresa a los pañales de noche e inténtalo en algunos meses.
  1. Brinca de felicidad. ¡Lo lograste! Creelo, cuando tu pequeño esté físicamente y mentalmente listo para aprender esta nueva habilidad, lo hará. Si esperas hasta que esté listo para aprender, el proceso no será tan duro para ninguno de los dos.
  1. Cuando lo haya logrado. Déjalo regalar sus pañales a niños pequeños para que se sienta feliz de su hazaña. Y no olvides, felicitarte a ti misma que se acabó la época de los pañales, al menos hasta el siguiente bebé.

La información de este artículo se obtuvo tras una investigación realizada por el grupo de psicólogos de Parents’ Place.