¿Cómo acercar a tu Hijo a la Naturaleza?

Escrito por Parents' Place

La naturaleza como parte de su entorno. No es necesario ir a acampar a un bosque lejano para encontrar naturaleza. Aunque ir a acampar sería definitivamente un momento y un lugar increíble para acercarte y a acercar a tu pequeño a la naturaleza, no es la única manera. Es probable que cerca de tu casa existan parques y camellones con árboles y flores que al caminar por ellos te sientas parte del medio ambiente.

Los viajes a la playa son otra magnífica manera de convivir con la naturaleza, el mar, la arena, el sol metiéndose, los animales marinos, las conchas, todo esto son excelentes herramientas para mostrarle a los niños a que nos referimos por naturaleza.

Las mascotas son otra excelente manera de reconocer la existencia de otros seres vivos diferentes a nosotros. Las mascotas ayudan a los niños a comprender las diferentes formas de vida coexistiendo en este planeta, así como la gran importancia del alimento, del agua, y de las condiciones naturales óptimas para todas ellas. Además, emocionalmente ciertas mascotas pueden ser grandes compañeras para niños solitarios, pueden hacer sentir importantes y necesitados a niños con baja autoestima, pueden acercar a los niños a vivir la inevitable pérdida por la muerte, pueden enseñarle a un niño la responsabilidad de cuidar de otro ser. Así que si estas pensando en una nueva mascota, no lo dudes, puede ser un gran compañero de juegos y de aprendizaje para tu pequeño.

Aprovecha las oportunidades que te da el medio ambiente. Decidieron ir a caminar, cuando de repente empieza a llover, no te desanimes, aprovecha la oportunidad, pónganse zapatos adecuados y salgan a disfrutar de la lluvia. Enséñale a tu pequeño a saltar en un charco y a cachar gotas de lluvia con la boca. Busquen figuras en las nubes, te sorprenderás lo que pueden llegar a encontrar. Luego regresa a casa, vístelo con ropa calientita y preparen un chocolate caliente para los dos.

Otra opción es revisar la luna todos los días y notar cómo cambia. Los niños pequeños adoran los cambios, probablemente porque ellos están viviendo muchos cambios día a día. Otra manera de disfrutar los cambios es plantando unos frijolitos en un algodón; se sorprenderán qué tan rápido crece la plantita y cómo se transforma.

Intenta que tu hijo se acerque a la naturaleza oliendo, observando, escuchando y tocando las diferentes cosas que hay en ella.

Ten paciencia y déjalo “ganar” el tiempo. Los niños pequeños pueden sentirse atraídos por pequeñas cosas, esto es porque viven el momento y se enfocan en lo que tienen frente a ellos. Por supuesto que no siempre puedes adaptarte al horario de tu pequeño, pero puedes intentarlo algunas ocasiones y dejarlo “perder” el tiempo según tu perspectiva, pero “ganar” el tiempo según la suya. Deja que una Catarina camine por su brazo, habla con el acerca de lo que puede comer, dónde vive y qué hace en la noche. Comparte con tu hijo la emoción por las pequeñas cosas.  Recuerda también que aunque cueste trabajo aceptarlo, puede ser que a tu pequeño le gusten cosas diferentes de las que te gustan a ti y que al tú esmerarte por llevar su atención a unos elefantes, él prefiera ver los tucanes en el zoológico.

LA NATURALEZA Y LOS PROJECTOS DE CIENCIAS
Los niños se cuestionan y experimentan de manera natural. Por lo que tu hijo y sus cuestionamientos y experimentos, agregados a ideas provocadoras y emocionantes proporcionadas por tí, pueden convertir a tu hijo en todo un científico. Recuerda que la ciencia es cuestionarse, por lo que al generar más preguntas en tu pequeño, estarás desarrollando en mayor medida su pensamiento científico.

Tu hijo está pensando científicamente cuando:

  • Se esmera en observar detenidamente objetos pequeños e insectos, nuevos tipos de flores y hojas.
  • Logra comparar y clasificar, encuentra las similitudes y diferencias entre los objetos de la naturaleza.
  • Hace experimentos para averiguar, por ejemplo, por qué las cosas flotan.
  • Sostiene un interés particular por un mismo tema, como los dinosaurios, la granja, los pájaros.

La información de este artículo se obtuvo tras una investigación realizada por el grupo de psicólogos de Parents’ Place.