Evitando Problemas con la Tarea

Escrito por Parents' Place

Los problemas que emergen respecto a la tarea son comunes en muchos hogares. La realidad es que el niño prefiere jugar y divertirse y no tener que hacer labores escolares después de que ya pasó de 6 a 8 horas realizando trabajo académico.

Pero la tarea existe, es parte de las reglas de la escuela de tus hijos, y al apoyar y fomentar el cumplimiento de reglas enseñas a tus hijos la estructura y organización que requieren para salir adelante en sus proyectos a lo largo de toda su vida.

Estudios comprueban que los mayores beneficios de la tarea son observados a nivel preparatoria, especialmente cuando los alumnos realizan entre 5 a 10 horas de tarea a la semana. El aprovechamiento escolar mejora en la secundaria si los alumnos realizan 90 minutos de tarea como máximo. Los mismos estudios muestran que la tarea tiene poca influencia en la desempeño de los alumnos a nivel primaria, pero desarrolla cualidades que son críticas para el aprendizaje, como la persistencia, la diligencia y la habilidad para retrasar gratificaciones.

Si tienes un hijo en pre-primaria o en primero de primaria que apenas está empezando a vivir la responsabilidad de la tarea y le cuesta trabajo realizarla, te recomendamos:

  1. Descarta otros problemas: Lo primero que tienes que hacer es encontrar la causa del problema. Algunas causas pueden ser:
    1. Los ejercicios son más difíciles o más fáciles para sus habilidades.
    2. El programa o la clase es demasiado difícil o acelerado.
    3. Requiere de clases de apoyo para comprender el material.
    4. Se distrae facilmente (Puedes pedir apoyo a un terapeuta infantil especializado)
    5. Se talla los ojos, o parpadea demasiado. Necesita un examen oftalmológico.
    6. Tiene dificultades académicas o emocionales que estén afectando su desempeño (Apóyate y pregúntale a su maestra)
    7. Demasiado estrés o un apretado horarios de actividades está afectando su concentración.
    8. Está intentando manipularte para recibir ayuda o no realizar el trabajo y hasta este momento lo ha conseguido.

Si cualquiera de estas causas está presente, no dudes en pedir apoyo de tu perdiatra u otros especialistas infantiles. Mientras tanto, puedes preguntarte que puedes hacer tú para apoyar a tu hijo en este tema.

  1. La tarea no es una opción es una obligación: Es importante que desde el principio mantengas una actitud firme y seria respecto a la tarea. Tu hijo debe aprender que la tarea debe realizarse adecuadamente y que no hay excusas para ello. Motiva a que realice la tarea temprano para que después pueda jugar el resto de la tarde. Y apaga la televisión o la música para evitar distracciones.
  2. Planea horarios y recordatorios: Motiva a tu hijo a tener una agenda o un calendario de tareas que lo apoye al recordar sus responsabilidades. Un pizarrón blanco puede ser una buena opción. Con plumón permanente apunta los días de la semana y cada domingo apunta las actividades y las tareas que cada niño tiene que realizar durante la semana.
  3. Conoce las expectativas de la maestra: Mientras mejor relación tengas con la maestra de tu hijo, mejor será la experiencia de tu hijo en la escuela. Tu objetivo es crear una relación colaborativa con ella. Acude a las clases abiertas y a las entregas de boletas, lee los recados de la maestra. Conoce sus expectativas respecto a la tarea para lograr que ella, tu hijo y tú estén en el mismo canal.
  4. Identifica tu actitud: Auto-observate, date cuenta de tu reacción al problema. Nota si eres flexible, si estás apoyándolo o si estás siendo demasiado dura respecto al tema.
  5. Establece un lugar especial para la tarea: Para ayudar a tu hijo a comprender la imortancia de la tarea, asigna un lugar especial para la realización de tareas.Cualquier lugar con buena iluminación y con algo de silencio es el adecuado. La regla es que mientras más pequeño, más cerca de ti requiere estar. Provee el material necesario como lapices, plumas, tijeras etc, para realizar la tarea.
  6. Establce una rutina desde el principio: Elige un momento del día que funcione adecuadamente para tu hijo para que haga la tarea y sé consistente en ello. Pláticalo con él, preguntale si e parece adecuado que el “Momento de la tarea” sea después de la comida, o a las 5:00 de la tarde. Recuerda siempre proporcionarle un snack y un tiempo de relajación después de un día de actividad antes de sentarse a realizar la tarea.
  7. Mantente positiva: Aprecia, valora el esfuerzo y dícelo. Reconoce los momentos en los que está realizando la tarea sólo y la termina sin problemas.

La información de este artículo se obtuvo tras una investigación realizada por el grupo de psicólogos de Parents’ Place.