Estimulación emocional de la motricidad

Escrito por Parents' Place

El desarrollo psicomotor se constituye de la relación entre el desarrollo físico (neuro-muscular) y el desarrollo psicológico del niño. Esto muestra que para que el niño logre adquirir un desarrollo motor adecuado, es necesario que cuente no sólo con un tono muscular que le permita lograr las posiciones corporales, sino también con la madurez cognitiva y afectiva que permitan que estas posiciones se lleven a cabo. Esta madurez se desarrolla de manera fluida, en un ambiente de amor y seguridad.

 

Con base en lo anterior, es posible asegurar que la estimulación motriz debe realizarse reconociendo y motivando el potencial del niño en particular, sin  forzarlo a lograr metas que no están a su alcance. Es importante recordar que el desarrollo sucede por pasos: para que un bebé logre sentarse, primero debe sostener la cabeza. Forzarlo a realizar las metas puede afectar su autoestima, iniciativa y aprendizaje.

El inicio de la estimulación debe enfocarse en el vínculo emocional entre el bebé y sus padres, por lo que se recomiendan los masajes, y un contacto físico constante con el niño.

Además se recomienda jugar, ya que el juego es la mejor manera de estimular a un niño.

A medida que pasa el tiempo, aprenderás más de las preferencias e intereses particulares de tu hijo y comprenderás mejor sus necesidades y sus gustos.