¿Cómo solucionar algunos problemas frecuentes durante la lactancia?

Escrito por Parents' Place

Aunque en la sociedad muchas veces nos dice que la lactancia se da de manera natural, es un proceso de aprendizaje y adaptación tanto de tu bebé como tuyo.

Si has decidido lactar, ten paciencia y date el tiempo para conocerse. A continuación presentamos algunas complicaciones y posibles soluciones de algunas situaciones que se pueden presentar durante la lactancia:
lactancia-materna
Problema #1: Posición de succión del bebé. Es normal que sientas que tus pezones te duelen mientas lactas, particularmente si es la primera vez que lo haces. Si ya tienes a tu bebé succionado y después de uno o dos minutos te  sigue doliendo es muy probable que el bebé esté en una mala posición.

Posible solución: Busca que la boca del bebé cubra más la aureola inferior y no la superior.  De ser posible introduce tu dedo índice a la boca del bebé para abrirla lo más posible.  Si después de volver  a cambiar la posición aún te duelen los pezones, es probable que estén resecos,  en este caso aplicar crema con lanolina entre comidas puede ayudarte.

Problema #2: Congestión de los ductos. Cuando  hay mucha leche y los ductos se saturan se presenta una congestión. Muchas veces esta saturación se puede evitar manteniendo horarios de comida fijos y frecuentes.  Cuando exista congestión podrás notar bultos en tu pecho, también se puede presentar dolor y a veces hasta puede haber irritación.  Si sientes que te está subiendo la temperatura y estás adolorida, es buena idea ir con el doctor.
Posible solución: Una vez que se presenta se recomienda aplicar compresas calientes y masajear el busto.
Problema #3: El bebé se queda dormido mientras succiona.  El bebé se siente adormilado durante los primeros meses de nacido, por lo cual es muy frecuente que se quede dormido mientras está comiendo. Al sentir tu calor, tu cuidado y cercanía, se relaja y le vence el sueño.
Posible solución: Cuando te des cuenta que tu bebé está succionando más lento y sus ojos se están cerrando, sepáralo de tu pecho.  Intenta estimularlo haciéndole cosquillas en sus pies o hablándole.  Después de esto dale de comer con el otro pecho. A medida que tu bebé va creciendo, logrará mantenerse despierto durante más tiempo, así que no te angusties.