Filosofía para un parto suave

Escrito por Parents' Place

partosuave

Este es uno de los artículos sobre Maternidad Instintiva escrito por Ana Mizrahi, psicóloga, educadora perinatal y una de las especialistas de Parents’ Place.

La Maternidad Instintiva es la realización del poder co-creativo del conocimiento instintivo femenino, en el cual la mujer se siente segura y libre y desde esta confianza puede transmitir seguridad a su bebé desde la gestación y durante la crianza.

Para ejercer una maternidad instintiva consciente la mujer debe antes que nada auto-aceptarse y reconciliarse con su voz y sabiduría internas para fluir en armonía en su día a día y atravesar las dificultades que surgen al ser madre.

Es importante aclarar que lo expuesto a continuación es la opinión personal de la especialista.

Lamaze International es una Organización Internacional que defiende y promueve el parto natural y saludable tiene los siguientes puntos como eje de su filosofía.

  •     El parto es normal, natural, y saludable.
  •     La experiencia del parto afecta profundamente a la mujer y a su familia.
  •     La sabiduría interior de la mujer la conduce a través del parto.
  •     La confianza y capacidad de la mujer para dar a luz puede  verse incrementada o  disminuida por la persona que suministra los cuidados y por el sitio en que se dé a luz.
  •     La mujer tiene el derecho de dar a luz libre de intervenciones médicas rutinarias.
  •     El parto puede llevarse a cabo de manera segura en los hogares, maternidades o en  hospitales.
  •     La educación para el parto le permite a la mujer tomar decisiones informadas en cuanto  a cuidados para la salud, asumir la responsabilidad de su salud y confiar en su sabiduría interior.

Las siguientes son las 6 prácticas recomendadas por Lamaze para fomentar el parto natural, humanizado y respetado, y en ellas se basan los cursos de preparación al nacimiento de esta organización. Lo cual ayuda a que los futuros padres tomen decisiones informadas que consideren las adecuadas para su bienestar y el de su bebé.

1.- Dejar que el trabajo de parto inicie por sí mismo.

Al final del embarazo la mujer ya está cansada, hay muchos males que la aquejan y aunque normales la idea de acelerar el inicio del trabajo de parto pudiera parecer atractiva, pero en realidad si se acude a la inducción artificial de las contracciones antes de que mamá y bebe estén listos para el nacimiento, puede ser razón de sucesivas complicaciones durante el trabajo de parto o incluso de cesárea, aun cuando no había razón médica para dicha operación.

Lo mejor y más saludable para ambos, mamá y bebé, es permitir el inicio espontáneo del trabajo de parto. Hay razones específicas y poco numerosas por las que una inducción se vuelve necesaria. La fecha probable de parto que reciben las mujeres por parte de sus asistentes de salud puede variar de 2 a 3 semanas antes o después de esta fecha. Si la espera se vuelve difícil  hay muchas estrategias para hacer frente a esta dificultad y esperar a que el momento llegue.

2.-  Libertad de movimiento durante el trabajo de parto

Si les preguntáramos a mujeres que han parido naturalmente qué las ayudo a aliviar el dolor, muchas dirían que la libertad de movimiento así como de usar distintas posiciones. El movimiento ayuda a la apertura de la pelvis ya que aprovecha la gravedad para el descenso del bebé, facilitándolo considerablemente.

 3.- Contar con acompañamiento durante el trabajo de parto ya sea de un familiar, la pareja o también por una Doula (especialistas en acompañamiento al parto).

Las mujeres se benefician del buen acompañamiento y apoyo durante el parto. Los estudios muestran que mientras mejor sea este apoyo, más fácil es el parto y más satisfechas quedan las mujeres con su experiencia. Sentirse segura y apoyada permite al cerebro producir las hormonas que facilitan el progreso del parto y disminuyen el riesgo y la necesidad de intervenciones.

 4.- Evitar intervenciones que no sean medicamente necesarias.

Las intervenciones son procesos o tratamientos cuyo fin es encontrar, prevenir o resolver problemas. Algunas mujeres necesitan intervenciones durante el parto, sin embargo, en muchos hospitales y centros de salud se tienen reglas y políticas para hacer uso rutinario de ciertas intervenciones; como lo son, la canalización para administración de fluidos, el monitoreo fetal constante, la ruptura de membranas, el uso de oxcitocína artificial para acelerar el proceso, y la episiotomía (corte del perineo). Todas impiden el movimiento por lo que hacen mucho más doloroso y estresante el trabajo de parto y conllevan a complicaciones que pueden dañar a la mamá y el bebé ya que interrumpen y dificultan el progreso natural del parto. Por ello se deben usar sólo cuando sea necesario e impliquen una real mejora en el proceso.

5.-Evitar dar a luz recostada en la espalda y seguir las sensaciones de pujo.

Si se cuenta con libertad de movimiento o incluso cuando no y la mujer debe permanecer en cama, pueden haber formas y recursos que le permitan estar en una posición vertical al momento del nacimiento. Esto facilitará el descenso del bebé por el canal de parto y le permitirá a la mujer ayudarse de la gravedad al momento de pujar. La necesida de pujar debe ser seguida instintivamente sin que nadie le dé ordenes o la dirija. El pujo forzado es motivo de desgarros y posibles hemorragias, en cambio el seguir instintivamente las sensación de pujo ayuda a la salida del bebé sin contratiempos ni sufrimiento.

6. Contacto piel con piel y alojamiento conjunto.

La primer hora tras el nacimiento es de suma importancia en el establecimiento del vínculo entre mamá y bebé y tiene efectos muy positivos para la lactancia, igual de importante es que el bebé permanezca con su madre todo el tiempo. Las primeras impresiones tienen mucha influencia en el desarrollo del recién nacido y no hay como estar cerca de la madre para un desarrollo óptimo.

Cada práctica fomenta el parto natural y respetado y sobre todo la recuperación por parte de la mujer de su parto y de los primeros instantes del nacimiento, es increíble pero las prácticas comunes se alejan mucho de lo humano, y tiene importantes consecuencias tanto en el desarrollo como en el vínculo materno-infantil, ya que la vivencia del parto marca a la mujer considerablemente.

Escrito por: Ana Mizrahi; Psicóloga, Educadora Perinatal (Lamaze International) y Doula, Acompañamiento y apoyo integrales en embarazo, parto, post-parto y crianza, Naturaleza medicinal de la placenta.

Contacto: amiz07tlayoya@gmail.com    

Facebook: Kokopelli: Crianza consciente.