¿Cómo hacer un buen equipo de trabajo con el maestro de mi hijo?

Escrito por Parents' Place

Hay veces que ya no sabes qué hacer. Frecuentemente te llegan quejas de la escuela de tus hijos y a veces también tus hijos también están descontentos con algunos profesores. ¡Qué dilema! ¿A quién le haces caso? En lugar de seguir enfrentando las ideas de tus hijos con la de los profesores, por qué no mejor te vuelves un mediador.

A continuación te presentamos algunas sugerencias para limar asperezas y trabajar en equipo con los profesores:

  • Trata el profesor como a un experto.Cuando te llaman de la escuela por alguna razón específica o para las clases públicas y te dan retroalimentación, si te dicen algo que no te gusta te puedes poner un poco a la defensiva. Te sugerimos bajar las defensas, mantener una actitud de apertura, para que se facilite el diálogo. Al final el profesor pasa mucho tiempo con tu hijo y está capacitado para tratar con niños. Te invitamos a escuchar antes de reaccionar.
  • Involúcrate y participa. Intenta comenzar tus preguntas o dudas con un ¿qué puedo hacer para apoyar? Normalmente baja las defensas del profesor y denota una actitud de apertura para trabajar en equipo.
  • Hay que aprender a ver las limitantes. Los profesores tienen muchos alumnos y muchas veces le resulta complicado darle seguimiento a todos los alumnos por igual. Sabemos que para ti tu hijo es lo más importante, sólo ten en mente que el profesor al final es humano y tiene limitaciones. Por ello, si necesitas abordar algo en específico, trata de ser breve e ir al grano.
  • Busca ser objetivo. Sabemos que es difícil ser objetivos con nuestros hijos, son lo que más queremos en el mundo. Si tu hijo llega a tener algún problema con un profesor, cuando lo hables con el profesor intenta verlo a través los ojos del profesor. Habla con tu hijo. Mientras haya más transparencia en la comunicación más camino podremos recorrer como equipo.
  • Habla con tu hijo lo que te dicen sus profesores de él, habla de lo positivo y las áreas por mejorar.
  • De todos podemos aprender. Va a haber profesores con los que tú y tu hijo van a hacer mucho click, y otros que les van a caer medio mal. Acuérdate de recordarle a tu hijo que todos tenemos estilos diferentes para aprender y para enseñar, y que aunque a veces no nos guste un estilo podemos aprender de él.

Esperamos que estos breves lineamientos te ayuden. Por el momento nos despedimos, pero no sin darle las gracias y felicitar a los maestros que se comprometen con su profesión.