Semana 23

Escrito por Parents' Place

Sí, creo que esto de estar embarazada es lo mío. La verdad nunca pensé que lo disfrutaría tanto. Entre la continua atención de extraños y cercanos que se esfuerzan para apapacharte, cuidarte y simplemente tocar y echarle piropos a la panza te hace sentir que vas flotando en las nubes.

La verdad debo agradecer que hasta ahora he gozado de un embarazo bastante agradable y llevadero (claro que eso lo digo ahora que estoy en el segundo trimestre cuando todos los achaques brillan por su ausencia). La continua expectativa hace que cada mañana me levante sonriendo con la mano en la panza. Me la vivo en un continuo soñar despierta imaginando como va a ser este bebé, cómo serán sus ojos o cómo será su carácter. Cómo será el momento en que lo tome en mis brazos y sienta su piel por primera vez. Sí… No lo puedo negar, definitivamente ando perdida en un mundo color rosa, a lo mejor en estos momentos no soy ni la más rápida, ni la más asertiva profesionalmente y tengo que aceptar que mi memoria está sufriendo tantos estragos  que hay veces que he estado a punto de hacerme un collar con las llaves del carro para ver si así dejo de perderlas. Pero es un hecho que estoy tan feliz en mi mundo color rosa, que no traigo ninguna prisa por salir de él. Traigo tanta oxitócica y relaxina en el cerebro, que aunque conozco a la perfección las preocupaciones venideras, no dejo que estas me saquen de mi gran momento zen.