Hablar de lo que sientes y piensas puede ayudarte a desahogarte.

Escrito por Parents' Place

Estar embarazada de tu primer hijo es una experiencia mágica, pero también es un remolino de emociones, cambios y nuevas preocupaciones. Hablar de lo que sientes y piensas puede ayudarte a desahogarte.

¿Quieres conocer otros consejos para disfrutar esta experiencia?

Intenta escribir un diario.

Muchas veces puede ser difícil poner en palabras o explicar a otras personas cercanas lo que sentimos, quizá por miedo a ser juzgadas por ellos, o inclusive por nosotros mismos. Escribir un diario con todo lo que pasa por nuestra mente puede ser una manera de desahogarnos y al mismo tiempo, organizar ideas, verás que una vez que lo hagas comprenderás mejor lo que estás sintiendo y dejarás de sentirte agobiada.

Haz ejercicio.

El ejercicio es una manera sana de sacar energía. Consulta con tu médico el tipo de ejercicio apto para ti. Ya sea con una ligera caminata 20 minutos al día o con yoga para embarazadas, mover tu cuerpo te permitirá desahogar tensiones que guardamos en el cuerpo. Verás que te sentirás más en control de tu cuerpo y por lo tanto, te sentirás mejor.

Habla con mujeres que ya son mamás.

Intenta compartir tus dudas, miedos y preocupaciones con otras mujeres que ya lo hayan vivido antes, esto te permitirá comprender que muchas de tus preocupaciones y sentimientos son normales y pasarán a medida que vayas viviendo tus propias experiencias. OJO: Intenta escuchar hasta el momento en el que la plática te esté ayudando a sentirte mejor, en ocasiones, algunas mujeres podemos llegar a hablar de más por desahogar nuestras experiencias olvidando que otra persona lo está por vivir. Así que sé asertiva y aprende a parar una plática, o dejar de poner demasiada atención cuando las palabras empiecen a preocuparte más de lo que te ayuden.

Apóyate en tu mamá o en tu figura materna.

Si tienes la fortuna de tener una madre cercana y accesible, habla con ella acerca de tus sentimientos, cuéntale lo que te pasa. El apapacho y cariño de nuestra madre puede ayudarnos a sentirnos protegidas y darnos la seguridad de que podremos proteger al bebé que viene en camino.

Infórmate.

Hay mucha información acerca del tema, ya sea en los artículos de Parents Place o en libros relacionados. Estar informada te permitirá conocer más acerca de una experiencia que, aunque quizá la mejor forma de conocer es viviéndola, tiene muchas versiones y maneras de abordar. Así que conoce las diferentes teorías y sin presionarte demasiado, empieza a generar tus propias creencias para que el caos de la experiencia no te tome desprevenida.

Ten paciencia.

Hay muchas cosas que querrás preparar y conocer desde ahora, antes de que nazca el bebé, y aunque si puedes avanzar en algunas, otras sólo las podrás preparar cuando conozcas a tu bebé y la experiencia de madre que te tocará vivir. Así que relájate y aprende a disfrutar esta maravillosa etapa que estás viviendo.