¿Cómo prevenir la obesidad en mis hijos?

Escrito por Parents' Place

Como bien sabes el problema de la obesidad en México es grande, nuestro país ocupa los primeros lugares en obesidad de adultos e infantil.  Más allá de que sea un problema de estética, es una afectación que impacta la salud física y emocional.  

Prevenir obesidad infantilLa falta de actividad física, una alimentación desbalanceada, la predisposición genética o una combinación de estos tres factores, son las principales causas de obesidad.

Si un niño sufre de obesidad aumenta el riesgo de enfermedades como colesterol alto, presión arterial alta, diabetes, problemas óseos e incluso problemas cardiacos a edades tempranas. 

A continuación te compartimos algunas sugerencias para llevar un estilo de vida más activo y más nutritivo:

  1. Si tienes duda en cuanto al peso de tu hijo, consulta a tu pediatra.
  2. En caso de que tu hijo tenga sobrepeso u obesidad, no lo etiquetes, ni lo separes de la familia.  Muchos padres, al preocuparse por el peso de sus hijos, a manera de castigo, los alejan y aíslan  pensando que es lo mejor para su hijo; sin embargo muchas veces este aislamiento provoca depresión y ansiedad en los niños.
  3. Si un especialista ya te dijo que tu hijo está en riesgo.
  4. Modela el ejemplo.  Si tus hijos ven que tú te cuidas: que comes bien, haces ejercicio y descansas, es posible que ellos empiecen a considerar estos aspectos importantes.
  5. Planea actividades familiares que impliquen actividad física. Si tienen espacio corran, jueguen futbol, naden o bailen.  Busca un pretexto para moverte cada que puedas.
  6. Intenta ser sensible y empático con lo que necesita tu hijo o hija.  Si detesta nadar o jugar cierto deporte no lo fuerces. Primero intenta que se sienta cómodo con actividades y deportes que a él o ella le gustan, verás como poco a poco intentará cosas nuevas.
  7. Valida sus sentimientos y ponte en su lugar. Puedes decir “Entiendo que debe ser difícil no comer papitas cuando todos los niños lo hacen”. 
  8. Muéstrale a tu hijo algo de información acerca de nutrición, la grasa, el azúcar y la sal. Lee la información nutricional y enséñale a tu hijo a hacerlo. 
  9. Adquiere revistas o libros de cocina saludable. Puedes cocinar con tus hijos platillos saludables. 
  10. Haz las porciones del desayuno, comida y cena más pequeñas. 
  11. Acuérdate que cómo nos vemos afecta en nuestro estado de ánimo, apoya a tu hijo o hija y enséñala a confiar en sí mismo.
  12. Haz un esfuerzo por reducir actividades sedentarias.  Evita la televisión o los juegos de video que no promueven el movimiento.
  13. No utilices la comida como premio o castigo.
  14. Intenten compartir el momento de la comida y no lo hagan frente a la TV.
  15. No les compres refrescos o bebidas muy azucaradas, intenta tener una jarra de agua fresca hecha en casa en el refrigerador. 
  16. Establece el día de los dulces y limita los dulces a ese día de la semana. Es posible hacer excepciones en cumpleaños o fiestas especiales. Recuerda que las excepciones fortalecen la regla.
  17. Cuando sea posible camina en vez de andar en coche, usa las escaleras en vez del elevador y haz ejercicio.
  18. Comúnmente no nos alimentamos bien.  El plato de buen comer incluye varias porciones de frutas y verduras, una porción considerable de proteínas y una ingesta más baja de azúcares y grasas. Si tienes dudas sobre una dieta balanceada adecuada para tu hijo o hija háblalo con tu pediatra o nutriólogo.