Como reaccionar cuando tu hijo muerde

Escrito por Parents' Place

¿Tu hijo muerde a sus amiguitos? Te tranquilizará saber que morder es una conducta pasajera que suele aparecer cuando les salen los dientes y desaparece alrededor de los 3 años. Aún así es probable que te mueras de la vergüenza cuando tu hijo lo haga.

¿Quieres saber algunos consejos para saber reaccionar ante esta conducta?

Te sorprenderá saber que morder no es considerado un mal comportamiento sino una falta de habilidad. Los niños que muerden suelen hacerlo cuando se sienten frustrados en situaciones sociales y no saben como expresar sus emociones de otra manera más aceptable. Algunos niños muerden como manera de explorar y conocer su alrededor. Algunos niños tienden a morder sus padres porque piensan que es un juego. Algunos consejos para tratar esta conducta son:

  • Evita morderlo de regreso o lavar la boca del niño con jabón. Lastimarlo no le enseñará a dejar de lastimar a otros. 
  • Si tu hijo tiene historial de “mordelón”. Supervísalo de cerca e interviene rápidamente cuando empiece a tener un altercado. 
  • Intenta encontrarla en el momento que está a punto de morder y cuando veas que lo va a hacer, llévala a otro lugar y dile “No se vale morder a otros, usa tus palabras”. Es posible que aún no entienda lo que le dices, pero entenderá tus acciones y tu actitud. Si aún no habla, llévala a otro lugar y distráela con otra actividad. 
  • Si llega a morder, apapacha primero al niño que mordió antes de acercarte a tu hijo. Después acércate a el, abrázalo y dile: “Mira Ana Pau esta llorando. ¿Qué podemos hacer para hacerla sentir mejor? Qué tal si vamos por hielo para ponerle en la mordida.” Es posible que te suene raro hacer esto, pero piensa en lo que le estarás enseñando a tu hijo: que es mejor enfocarse en hacer sentir bien al otro niño que en lastimarlo. Posiblemente no comprenda los discursos y el castigo, pero definitivamente comprenderá la energía de la compasión al ayudar a otros. 
  • Pídele disculpas al padre o madre del niño lastimado. Sé honesta sobre tus sentimientos y acepta que te sientes apenada por lo que sucedió. Dile que harás lo posible porque tu hijo deje de hacerlo.
  • Juega con tu hijo y pretende que están peleando por uno de los juguetes, haz como si lo vas a morder. Antes de hacerlo, pregúntale “¿Cómo te sentirías si te mordiera? ¿Qué pudiera hacer en vez de morderte?”
  • Acepta que tu hijo requiere de supervisión cercana en este momento y distracciones amables pero firmes hasta que aprenda maneras aceptables de manejar la frustración. 
  • Utiliza palabras para explicarle lo que sucede. Puedes decirle “Veo que quieres ese juguete pero no se vale morder para obtenerlo, que tal si mejor jugamos con este juguete hasta que Santi termine de usarlo.”