10 maneras de ayudar a tu hijo a elegir su libro favorito.

Escrito por Parents' Place

  1. Recuerda que el libro es para ellos y no para ti.
    Muchas veces queremos transmitirle a nuestros hijos aquello que nos interesa o entusiasma y olvidamos que sus intereses son distintos a los nuestros. Procura que las opciones que le muestres estén relacionadas con sus intereses y no con los tuyos.
  2. Básate en las películas, la música y los video juegos que disfrutan.Intenta encontrar libros con temas similares a los que ya disfrutan. ¿Les gusta la fantasía? ¿Los animales? ¿La naturaleza? ¿Los aviones? Es muy probable que sus gustos en libros sean parecidos a sus otras preferencias.
  3. Lee el primer capítulo en voz alta junto con él. A veces los niños, (e inclusive los adultos) requieren de cierto apoyo para empezar a interesarse en la historia del libro. Lee el primer capítulo con él, e intenta hacérselo divertido utilizando diferentes tonos de voz. Recibir un poco de ayuda con el primer capítulo de un libro puede hacer toda la diferencia. 
  4. Pide y escucha recomendaciones.
    Pregúntale a otros padres de niños de la misma edad acerca de los libros que han leído sus hijos. Los maestros y/o terapeutas pueden ayudarte también a encontrar algunas opciones; o inclusive las personas que trabajan en las librerías pueden ser buenos guías.
  5. Juzga un libro por la portada.
    Si tu hijo no se siente atraído al libro por la portada, no lo presiones. Mejor encuentra algo que llame su atención desde el principio.
  6. Busca nuevos géneros.
    Intenta cambiar de género del que tu hijo ha estado intentado sin éxito. Las novelas gráficas pueden ser una buena opción para ciertos niños lectores. ¡Inténtalo!
  7. Si tu hijo descubre algún autor que le gusta, consigue TODOS sus libros.
    Tener una buena experiencia con algunos libros puede hacer que los niños generalicen el sentimiento y aprendan a disfrutar de la lectura.
  8. Intenta formatos diferentes.
    Si notas que de plano tu hijo no le puede dar seguimiento a un libro. Intenta audio libros, hay algunas librerías que ya tienen algunas opciones para niños. Otra manera puede ser que tú le leas el libro a cierta hora del día, como antes de dormir, o alternando una página tú y otra él.
  9. Ignora el grado escolar para el que esté recomendado el libro que le agrade.
    Hay niños que prefieren leer libros más sencillos para su edad. Si no es un libro de la escuela, permite que tu hijo lea el libro que le llame la atención aunque esté recomendado para niños menores. Es preferible que lea un libro sencillo a que no lea.
  10. Permite que tu hijo deje a la mitad un libro que no le gusta.
    A menos que sea una tarea escolar, deja que tu hijo abandone la lectura de un libro que no le está gustando, terminarlo a fuerzas puede crear sentimientos negativos en relación a la lectura.