Como enfrentarte al exceso de información y sentirte seguro

Escrito por Parents' Place

Hoy en día existen miles de teorías acerca del cuidado y la crianza de los hijos y es fácil accesar a ellas a través del Internet, las revistas y los libros. A continuación te damos algunos consejos para saber cómo enfrentarte a tanta información y sentirte seguro con lo que estás haciendo.

1) Analiza lo que te hace sentido a ti. Aprovecha un momento tranquilo en el que estés sola y cuestiónate cuales de todas las cosas que has escuchado te hacen sentido. Recuerda que así como cada bebé es distinto a los demás, también lo es cada mamá. Por lo que lo que para una mamá pudo haber funcionado, puede ser que no funcione para ti, ya sea por tu estilo de vida, tu personalidad, el tipo de casa que tengas, tus horarios, etcétera, etcétera.  Así que aprovecha un momento tranquila, como cuando te estés bañando para pensar en aquello que si deseas hacer y aquello que no tienes ganas de intentar con tu pequeño en este momento.

2) Sé flexible. Recuerda que así como puedes estar segura de muchas cosas antes de que nazca tu bebé, una vez que lo conoces y vives la experiencia, es posible que tengas que soltar muchas de las ideas en las que creías. Recuerda que para ser un buen padre o madre, lo más importante es ser flexible y aprender a probar varias maneras de reaccionar con el fin de encontrar aquella que más se acople a tu vida en particular.

3) Sé consistente. Una vez que intentes alguna manera de hacer las cosas, ya sea una rutina específica, un nuevo método o posición de lactancia, o un horario diferente, mantente algunos días haciéndolo sin desecharlo el primer día que no funcione. Recuerda que toma tiempo para los niños acostumbrarse a una nueva forma de hacer las cosas, y la consistencia es básica para que cualquier teoría funcione.

4) Mantente firme y segura de lo que ya te funciona por el momento. Una vez que ya te funcione algo, no lo intercambies por la nueva teoría con la que te topes. Es posible que encuentres muchas teorías que te hagan sentido, pero no vale la pena cambiar por completo lo que haces y te funciona por alguna nueva teoría. Recuerda que es difícil acoplarse a una nueva manera de hacer las cosas, por lo que si alguna teoría ya te funciona, mejor quédate con ella hasta que deje de funcionar. Los niños cambian todo el tiempo, por lo que es posible que algo que te funciona hoy, deje de funcionar cuando tu pequeño madure un poco más, es en ese momento en el que hay que desechar la teoría, no antes.

5 )Observa y aprende de tu hijo. Muchas veces son los niños nuestros mejores maestros para entender que es lo que tenemos que hacer. De recién nacidos, puede llegar a ser complicado comprender que es lo que necesitan, pero a medida que pasa el tiempo sus necesidades se vuelven más aparentes y es posible ir creando un plan en conjunto con su temperamento y necesidades que funcione para los dos.