¿Cómo ven los niños a Santa Claus dependiendo de su edad?

Escrito por Parents' Place

Hablar con los niños de personajes ficticios no es fácil.  Ahora que se acerca Navidad es importante que tomen en cuenta cómo lo vas a manejar con tus hijos.  En las siguientes líneas te presentamos cómo tratar el tema de acuerdo a su edad:


Entre los 4 y los 7 años de edad
Acuérdate de cuando eras un niño, cualquier objeto era pretexto para crear mundos llenos de fantasía y diversión.  Durante esta etapa la imaginación es un componente importantísimo en el desarrollo de tu hijo.  La fantasía de que hay un hombre que le puede dar la vuelta al mundo en una noche  les da alegría y ganas de portarse bien.  La imagen de Santa Claus a esta edad es como un monitor de la conducta,  muchas veces los niños se portan mejor si creen que hay un personaje viéndolos y revisando que se porten bien.
Es importante que recuerdes que en estas edades el tiempo es muy relativo y un año les parece muy lejano.  Si quieres que la idea de Santa Claus funcione como regulador del mal comportamiento,  puedes invitar a tu hijo a reflexionar cada mes como se ha portado, para que cuando llegue diciembre sepa qué esperar.

Entre los 8 y los 10 años de edad
A esta edad, los niños ya tienen mayor experiencia y habilidades desarrolladas y por eso se vuelve más complejo abordar este tema.  Aún cuando la fantasía sigue siendo un componente muy importante en sus vidas, aquí más que la regulación de la conducta se busca promover actitudes positivas frente a los demás: generosidad, compañerismo, fidelidad y bondad.

Sobre la versión de la historia
No existe una manera única de contar la historia de San Nicolás, de hecho hay muchas versiones e incluso se puede hablar de este acontecimiento sin que tenga una connotación religiosa necesariamente.
Lo más importante en una familia es la comunicación y la unión, así que si decides celebrar esta fiesta es tu decisión. Lo importante es que tu pareja y tu estén en la misma línea para no confundir al niño.  Acuérdate que de chicos la fantasía puede ayudar como regulador de la conducta, y cuando los niños están más grandes ya sirve como promotor de actitudes y virtudes.
Esperamos que este breve artículo te dé luz para hablar o no sobre los personajes ficticios con tus hijos.