5 Consejos Para que tus Hijos Escuchen lo que Dices | Parents´Place

Escrito por Parents' Place

Sucede en ciertas ocasiones que se nos complica comunicarnos con nuestros hijos y tratamos de darles instrucciones o preguntarles acerca de algún tema y no obtenemos la respuesta que esperamos. Si te ha pasado, no te preocupes, es más común de lo que crees. A continuación te presentamos algunas herramientas que te pueden servir.

Cómo hacer que tus hijos escuchenSé congruente. Sabemos que es una herramienta  en la que insistimos mucho. La insistencia no es en vano.  Es muy importante que tus hijos vean que tus palabras y tus acciones coinciden. Si tú les pides que sean ordenados y tú no lo eres, para ellos será muy difícil entender por qué exiges algo que no estás dispuesto o dispuesta a dar.  Si tú pides que no griten pero siempre los ofendes al hablar, difícilmente lograrás que ellos te hablen con respeto y en un buen tono.

No hables demasiado.  Muchas veces se nos olvida que los niños menores de 10 años tienen lapsos de atención mucho más breves que los nuestros.  Si les llamamos la atención utilizando un mensaje muy largo los niños pueden llegar a distraerse. Por eso te sugerimos que si quieres decir algo intenta que el mensaje sea lo más claro y conciso posible. Por ejemplo, si está molestando a su hermano menor le puedes decir: “Hijo, ya habíamos quedado que cada vez que molestaras a tu hermano no tendrías permiso de ver la tele por dos días. Como lo estás molestando,  ni hoy ni mañana puedes ver la tele. Acuérdate que no hay que hacer lo que no nos gusta que nos hagan.” Este es un mensaje conciso y claro que engloba la acción y su consecuencia.

Cede responsabilidades. En ocasiones, acabamos peleándonos con nuestros hijos porque queremos que hagan todo como nosotros y nos gustaría que no se metieran en problemas.  Sin embargo, nuestros hijos también han de aprender que existen reglas, responsabilidades y consecuencias. Un mensaje claro y conciso para tratar este tema puede ser: “Hijo, tienes 30 minutos para estar listo para la escuela, si no tienes todo listo, tú le explicarás a los profesores por qué no llegaste a tiempo.”

Aprende a escuchar. A veces estamos tan apresurados que no nos damos el tiempo de escuchar a los demás. Es difícil encontrar el tiempo para escuchar, por eso te proponemos que  si estás muy ocupada u ocupado, hagas una pausa para decir: “Hijita, ahorita estoy atendiendo una llamada del trabajo, en 20 minutos voy a tu cuarto y me dices lo que me quieres decir” o un “Mi amor, ahorita estoy cocinando, cuando esté lista la comida comemos justos y me cuentas cómo te fue en la escuela.”

No uses la culpa para manipularlos. Hacer sentir mal a los hijos no necesariamente da los resultados que buscamos. ¿Cuándo te humillan o te hacen sentir culpa por algo en el trabajo, cómo te sientes? En lugar de echarle la culpa a tus hijos, explícales cómo es importante trabajar en equipo en la familia.  Puedes decirle: “Mi vida, somos una familia y todos tenemos responsabilidades en ella. Si uno de nosotros no hace lo que nos toca, la familia no funciona bien. Por eso es muy importante que cada uno haga su parte.”