¿Cómo Acompañar a tus Hijos a Cerrar Este Ciclo?

Escrito por Parents' Place

¡Cierra un Ciclo con tu Pequeño!

Cada vez que cerramos un ciclo nos encontramos con retos emocionales, si para nosotros los adultos a veces resulta complicado ajustarnos a los cambios, imagínate para los niños. Por eso, a continuación te presentamos algunas recomendaciones que le ayudarán a tus hijos a cerrar este ciclo.

1.-Cuando termina un ciclo es normal tener sentimientos encontrados

Cuando se termina una etapa o período de nuestras vidas, es común que por un lado estemos emocionados y por el otro estemos tristes. Sabemos que va a haber cosas nuevas que nos harán sentir que estamos en una aventura, pero habrá momentos en los que extrañaremos a nuestros compañeros o misses del año anterior. Habla con tus hijos y diles que esos sentimientos nos pasan a todos y hay que aprender a llevarlos. Para evitar que los sentimientos negativos crezcan, es importante que se despidan de sus compañeros y sus profesores actuales. Es común que un dibujo o una carta ayuden a los niños a despedirse. Les puedes decir : “Haz un dibujo o escríbele una carta a las personas que fueron importantes para ti este año.”

2.-Si te angustia o te da miedo el próximo año, no te preocupes, lo nuevo a veces puede asustarnos

Comparte con tus hijos experiencias en donde tú hayas tenido ese miedo. Que sientan que los entiendes, que sepan que hasta el más valiente se puede poner nervioso o ansioso al enfrentarnos a una experiencia nueva. Una manera muy efectiva de bajar la ansiedad es darle información que le ayude a anticiparse a la situación. Imaginar cómo sería su primer día de clases, su salón, sus amiguitos, etc. Ayúdalo a imaginarse situaciones agradables, pero también sé realista, dale herramientas para que pueda resolver una situación en caso de que algo salga mal.

Por ejemplo: Tú: “Hija, te veo un poco preocupada porque se acaba el año, qué es lo que te tiene tan nerviosa.” Hija: “Mami, me da miedo que en la nueva escuela me toque estar con niños que me caigan mal.” Tú: “¿Te acuerdas de la primera vez que fuiste al cole? ¿Te acuerdas que no te querías quedar? A veces nos imaginamos que van a pasar cosas feas, pero comúnmente nos encontramos con sorpresas buenas. Seguramente en tu nuevo salón habrá un poco de todo, niños que te caigan bien y niños que te caigan medio mal. Trata de juntarte con esos que te caen bien, y no hagas caso de los que te caen mal. Si algún niño te llegara a molestar, recuerda que se lo debes decir a la maestra. Así que, tranquila, yo confío en que todo va a salir muy bien y que este nerviosismo pasará muy pronto.”

3.-Comparte tus sentimientos y escúchalos

Va muy de la mano con los puntos anteriores. Sabemos que no es fácil compartir este tipo de sentimientos, pero tus hijos pueden aprender mucho de tus historias. Además este compartir te va a acercar a ellos. No les digas que no tengan miedo y no frenes la expresión de sus emociones, más bien muéstrate receptivo. Por ejemplo: “Mi hijito, entiendo que tengas miedo, a tu edad a mí me pasó más o menos lo mismo. Me habían dicho que me iba a tocar con una miss muy regañona y me sentí muy nervioso al respecto. El primer día de clases iba muerto de miedo, pero para mi sorpresa la maestra era muy linda y divertida. A veces las cosas no son como nos las pintan.”