5 ideas para convivir con tus hijos de diferentes edades

Escrito por Parents' Place


Imagínate que es fin de semana ,tu has decidido que es el fin de semana perfecto para jugar y reírte con tus hijos. La idea sonaba increíble, hasta que te acordaste que la última vez que lo intentaste fue un verdadero desastre: tus hijos acabaron peleados y tú desesperada o desesperado. Este es sólo uno de los posibles escenarios en los que los adultos a veces nos encontramos rodeados de niños y muchas veces no sabemos cómo organizar el juego de los niños. A continuación presentamos 5 ideas que pueden ayudarte a enfrentar esta situación:

No existe la perfección. Es muy importante entender que hay que respetar las edades de los niños. Muchas veces esperamos que niños de 2, 5 y 9 años estén disfrutando de la misma actividad; queremos que jueguen siendo civilizados, sin berrinches y compartiendo todos los juguetes al mismo tiempo. Recuerda que la perfección no existe, y la verdad es que no siempre se puede.

Hay que respetar tiempos y espacios. Si uno de tus hijos aún tiene una rutina de comida y de sueño respétala. Si a tu hijo más pequeño le toca siesta, aprovecha para jugar un juego que sólo pueden tus hijos mayores. Cuando tu hijo más pequeño esté despierto y quiera convivir, aprovecha los juegos más tradicionales y sencillos (juego de pelota, juegos con bloques, rompecabezas para niños)

Fácil acceso, pero siempre con cuidado. Una muy buena estrategia para que el juego fluya es permitir que todos tengan fácil acceso a los juguetes. Si aún tienes un hijo mero de dos años, sólo deja el acceso fácil a juguetes que contengan piezas pequeñas, recuerda que pueden ser un riesgo de ahogamiento.

Prepara el ambiente y crea el espacio. Si quieres que tus hijos jueguen, es importante que tengan donde jugar. Asegúrate que el espacio sea apropiado para todos. Si tienes un hijo que aún está en el proceso de aprender a caminar, evita los obstáculos (escaleras) , también sillas y mesas, recuerda que cuando un niño empieza a explorar el mundo quiere subirse a todos lados, y por lo mismo tiende a caerse y lastimarse. Si todos tus hijos ya controlan adecuadamente sus movimientos, entonces es más sencillo.

Más de una actividad. No tengas miedo de que tus hijos mayores jueguen una cosa mientras tus estás con el pequeño realizando otra. El chiste es que estén juntos, que se rían, que crezcan y que aprendan juntos. Recuerda que es de suma importancia que tus hijos siempre estén bajo supervisión de un adulto.