¿Cómo Ayudar a Mi Hijo a Ser Más Independiente? | Parents´Place

Escrito por Parents' Place

¡Hijos Más Independientes!

Los niños aprenden, maduran, se desarrollan y adquieren autonomía a través de las pequeñas actividades diarias que desarrollarán en casa, en la guardería o en el colegio. Los niños naturalmente desean crecer y quieren demostrar que son mayores en todo momento.

¿Cual es nuestro rol en esta etapa? ¿Qué podemos hacer como papas? Los padres pueden ayudar en la aplicación de tareas que ayuden a los niños a demostrar sus habilidades y el valor de su esfuerzo. Colocar, recoger, guardar, quitar, abrochar y desabrochar las prendas de ropa y los zapatos, ir al baño, comer solo o poner la mesa son acciones que ayudarán a los niños a situarse en el espacio en que viven, a sentirse partícipes dentro de su familia y con sus amigos.

Los papás dan a sus hijos, cuidados y afectos en los primeros años de vida que son indispensables para su crecimiento y desarrollo personal. Los papás, cumplen con satisfacer las necesidades básicas de los pequeños, como alimentación, protección, un hogar, educación y amor. No obstante, se dan casos de sobre-protección en los cuales los pequeños son vigilados todo el día por sus papás y no les permiten hacer ciertas cosas por miedo a que les ocurra algo malo.

Al hacerlo por ellos, estos padres sobre-protectores evitan que el niño aprenda. Estos niños no podrán desarrollarse plenamente y les costará mucho formar su carácter, ya que constantemente se les quita la posibilidad de perfeccionar habilidades adquiridas o practicar nuevas tareas.

Todos los niños pueden y deben ser educados para ser independientes, pero no todos los niños son iguales. Cada niño desarrolla capacidades de una forma distinta, por lo que el proceso de adquisición de independencia será diferente para cada niño. Es por esto, que es importante conocer las capacidades reales de cada niño para poder ayudarle en su justa medida y no solucionarle la tarea cuando él sea capaz de realizarla solo.

Es importante que los padres brinden a sus hijos la oportunidad de experimentar, de equivocarse, de fallar o de acertar, y todo eso lleva un tiempo, según la edad y la capacidad de aprendizaje de cada niño. Cuando tu hijo diga:  “¡Yo puedo solo, porque ya soy grande”! Escúchalo y respeta su decisión.

Permítele aprender, intentar y crecer.

No olvides que una mayor autonomía favorece una buena autoestima, y que este camino conduce a una evolución sana de las decisiones y las vivencias diarias del niño.

Recuerda que  no todos los niños aprenden al mismo ritmo, y cada uno tiene sus maneras. Es muy posible que los niños en los primeros intentos fallen o se equivoquen, pero de esta manera van aprendiendo, por lo que como papá o mamá intenta no desesperarte o frustrarte para que no les transmitas estas emociones a ellos.

Para que un niño desarrolle una independencia adecuada también es necesario que realicen algunas actividades sin sus padres. Estas actividades, pueden ser en presencia de otros adultos, como puede ser, pintar, dibujar, algún deporte o tocar algún tipo de instrumento.

¿Cuáles son los beneficios de la independencia en los niños?

Los niños independientes, tienen más posibilidades de lograr cosas, porque saben que pueden lograrlas, ya que sus papás les enseñaron.

Un niño independiente, por lo general confía en sí mismo, y tiene una autoestima, más alta que los niños que no lo son.

Los niños que se acostumbran a ser independientes, no temen competir, ni a los desafíos, ganen o pierdan, siempre sabrán sobrellevar la situación.

La independencia en los niños, los ayuda a ser más creativos y son ellos, los que en su grupo, siempre tomarán la iniciativa. Los niños autónomos, son futuros adolescentes y adultos felices, porque podrán realizarse plenamente como personas.