¿Cómo empieza la amistad entre niños?

Escrito por Parents' Place

Una vez que tu hijo empieza a actuar como niño más que como bebé y deja de depender tanto de ti como antes, es posible que empiecen a llamarle la atención otros niños e intentes acercarlo a nuevos amiguitos o primos de su edad.

Cada niño es distinto según sus carácter y temperamento, aún así es posible hacer algunas generalizaciones del comportamiento que los niños tienen cuando les toca convivir con otros niños a cada edad.

A los 18 meses

Ellos observan y copian lo que hacen los niños a su alrededor.
Requieren de adultos para mantener la paz.

A los 2 años

Juegan uno a un lado de otro pero no cooperando, sino que jugando uno independiente del otro.
A los 2 años y medio.Algunos niños aprenden a intercambiar juguetes en vez de agarrarlos sin pedirlos.

A los 3 años

Con ayuda, los niños de 3 años aprenden a respetar los derechos de otros niños.
Aprenden a compartir, tomar turnos y cooperar.
Aún necesitan que adultos les ayuden a expresar sus deseos y necesidades.
Usualmente juegan mejor con un niño a la vez.
Pueden empezar a preferir jugar con algunos niños más que con otros, usualmente los que comparten sus niveles de energía.
A los 4 años

Los niños pueden empezar a utilizar el lenguaje para cambiar las acciones de otros.
Ahora que entienden la diferencia de “Un accidente” y “A propósito” pueden dejar de reaccionar a incidentes sin intención.
La mayoría tienen menos problema para compartir, aunque a algunos aún les cuesta trabajo tomar turnos y cooperar.
Muchos niños de 4 años ya prefieren jugar con otros niños que con adultos.
Con sus nuevas habilidades sociales, empiezan a aprender a jugar en pequeños grupos de tres o cuatro niños.
Aprenden a compartir juguetes, y disfrutan trabajar juntos para conseguir una meta en común, como construir algo o jugar un juego imaginario.
Empiezan a aprender de causa y efecto, por lo que empiezan a aprender de la experiencia.
Aún requieren ayuda de adultos para empezar una nueva actividad o resolver conflictos.
Se sienten muy unidos a los amigos con los que comparten juegos.
Pueden llegar a sentirse celosos si su amigo juega con alguien más.
Niños requieren de ayuda para lidiar y expresar estos sentimientos fuertes de maneras tranquilas.
A los 5 años

La mayoría de los niños de 5 pueden compartir y jugar con otros por largos períodos de tiempo sin supervisión de un adulto, a menos que sean hermanos. Algunos, sin embargo, aún les cuesta trabajo cooperar y esperar su turno.