¿Qué es el autismo?

Escrito por Lic. Laura

El Trastorno de Espectro Autista (TEA), mejor conocido como autismo es una condición neurológica y del desarrollo, que afecta cómo una persona se relaciona con los demás y cómo se relaciona con el mundo. Esta condición comúnmente se detecta a edad temprana y afecta diversas áreas del desarrollo de una persona.

En cuanto la relación con los demás, los niños que presentan este cuadro les cuesta mucho trabajo interactuar y comunicarse. Para ellos hablar y compartir sus sentimientos puede ser difícil, muchas veces mantener una conversación fluida puede resultar un gran reto; también les resulta complicado identificar qué conductas son adecuadas en los diferentes contextos.

Si tomamos en cuenta el mundo que les rodea, podemos ver que los niños con este trastorno buscan que el mundo sea predecible y constante, no les gusta que les cambien la rutina, de verdad les cuestan trabajo los cambios. Muchas veces cuando juegan, mueven los juguetes de manera repetitiva y sin objetivo aparente. También es común que presenten interés particular en algo especifico y que no sea de interés para la mayoría. Otra característica que se presenta en este cuadro es la hiper-reactividad o hiporeactividad ante estímulos sensoriales, hay veces que pareciera que resisten mucho dolor, o bien ser demasiado sensibles al sonido u olores.

¿Qué ayuda?

  • Ponerse en contacto con otros padres de niños con autismo, puede ayudar a senttirse acompañado, ver casos de éxito, identificar qué estrategias les han ayudado más y cómo han logrado abrir más canales de comunicación con sus hijos. Es muy importante que tengan un equipo de especialistas que los puedan guiar y ayudar como familia. Si no estás seguro de qué hace cada especialista a continuación puedes encontrar algunas de sus funciones clave:
  • Pediatra: Muchas veces el pediatra es el doctor a quien más le tienen confianza los padres, si tienes dudas puede ser una buena fuente de información.
  • Neurólogo: Diagnóstico y tratamiento farmacológico.
  • Psicólogo: Tratamiento psicológico, apoyo a la familia y trabajo con las escuelas.
  • Psicopedagogo: Hay pedagogos especializados en autismo, y pueden desarrollar programas para la casa y para la escuela que le permitan manejar mejor los cambios.