Beneficios de el contacto con la naturaleza

Escrito por Psic. Karina

naturaleza2

Comúnmente escuchamos que los abuelitos, los profesores e incluso profesionales de la salud recomiendan a los padres que realicen actividades con sus hijos en lugares abiertos y llenos de vida. Todos intuimos que es bueno, pero no sabemos por qué . En el 2012 La Universidad de Carolina del Norte publicó algunas razones por las que es benéfico que tus hijos estén en contacto con la naturaleza, y a continuación te las presentamos:

Promueve la creatividad y la solución de problemas: El estar en espacios verdes y abiertos inspira a los niños a querer explorar. Fomenta el juego, la curiosidad y la observación. Todo esto impacta en cómo los niños experimentan al mundo y resuelven problemas.

Fomenta las habilidades cognitivas y rendimiento académico: Como ya vimos, la naturaleza provoca curiosidad en los niños, y esto lleva a que quieran conocer las cosas, acercarse y descubrir qué es lo que les rodea. Ha habido estudios que demuestran que los niños que están más tiempo afuera tienen la facilidad de concentrarse e involucrarse más en su aprendizaje.

Aumenta actividad física: Vivimos en un mundo en donde el sedentarismo se ha convertido en un problema. Los niños que están más tiempo fuera, también son niños que tienden a moverse más.

Conciencia corporal: El estar fuera también les permite calcular los espacios y se aprenden a mover mejor. Como a veces los terrenos son irregulares los niños tienen que estar alerta del medio y se hacen conscientes del control que pueden tener de sus movimientos.

Reduce estrés: Por un lado, el color verde está asociado con la paz, la tranquilidad y el equilibro. Sabemos que no todo en la naturaleza es verde, pero por lo general llevamos a los niños a parques o lugares boscosos. El respirar aire fresco y estar observando espacios abiertos y colores llenos de vida, eso por lo general tranquiliza. Si uno va a la playa, el sonido del mar, la brisa y las palmeras también nos inspiran a respirar profundo y tranquilizarnos.