Otitis en la infancia

Escrito por Parents' Place

otitis

La otitis media aguda es el nombre completo de la infección más común en el oído medio, esta es una de las causas más frecuentes de consulta al pediatra. Esta infección, en la mayoría de los casos no es grave, pero sí muy dolorosa y se desarrolla rápido por lo que se suele acudir a consulta en sus primeros momentos.

La otitis se desarrolla por detrás de la membrana que recubre al tímpano, siendo una zona que en los niños se obstruye con facilidad, esta es en parte la razón por la que se da más en la infancia. Cuando concurre el paciente al médico, se lo examina con un otoscopio, que es una luz y una lupa que nos permite ver por dentro del oído y realizar el diagnóstico.

Hay ciertos factores que pueden predisponer a un niño a presentar esta infección, como: usar mamilas, exposición a humo, acudir a guardería, cambios de altitud, clima frío, no ser amamantado.

Los síntomas son: fiebre (38-40 grados), otalgia (dolor de oído), pueden presentar nauseas, vómitos, sensación de oído lleno. A veces el inicio está relacionado con un resfrío común o un cuadro gripal y es probable que el mismo germen sea la causa en estos casos. Otras veces empieza de forma aislada.

En cuanto a la causa de la infección, pueden ser virus o bacterias, que en una persona con características predisponentes desarrolla otitis. En general son los mismos organismos que provocan infecciones del tracto respiratorio y se contagian de otras personas.

El tratamiento se realiza con antibióticos especialmente si el paciente es menor de dos años, presenta fiebre alta, no mejora en 48 horas y se presenta de forma unilateral. Se suelen administrar derivados de la penicilina, durante 7 a 14 días. Es muy importante completar el tratamiento indicado y acudir a los controles para evaluar la integridad de la membrana del tímpano.

En cuanto a la Otitis externa, es una infección que ocurre en el conducto auditivo externo y se relaciona con nadar en albercas o permanecer sumergido, es más común en verano y en niños mayores y adolescentes. Los síntomas pueden incluir secreción amarillenta que se puede observar saliendo del oído, dolor que empeora al tocar el pabellón auditivo, comezón e hipoacusia temporal. El diagnóstico es clínico, no se suelen realizar estudios de laboratorio. El tratamiento se realiza con gotas óticas que contienen antibióticos durante 7 a 14 días. En este caso aunque parezca algo sencillo de tratar, siempre es importante acudir al pediatra para que evalúe la integridad del oído medio.

En cuanto a la prevención de esta patología, las medidas a tomar son: no introducir hisopees de algodón, no humedecer los oídos, secarlos bien después del baño, usar tapones para nadar, evite nadar en aguas contaminadas.

Fotografía © Tatyana Gladskikh | Dreamstime.com – Child has a sore ear

Florencia Koenigsberg 

Médica Pediatra

Cédula profesional 6673868

Consultorio Av. Vasco de Quiroga 4299

5540 2040