Rutinas y límites

Escrito por Parents' Place

“La rutina diaria es para los niños lo que las paredes son para una casa, les da fronteras y dimensión a la vida. Ningún niño se siente cómodo en una situación en la que no sabe qué esperar. La rutina da una sensación de seguridad. La rutina establecida da un sentido de orden del cual nace la libertad.” (R. Driekurs) Los límites le indican al niño que toda actividad tiene una duración. Como la palabra denota: “puedes, hasta acá – pero más allá, NO.”

Ayudarles a crear sus hábitos servirá para que en un futuro los interioricen y sean capaces de afrontar su mundo de una manera organizada, segura y autónoma. Incorporar rutinas proporciona al niño una estructura, sabe lo que viene después ya que es capaz de encadenar acontecimientos y esto aumenta el control que el niño tiene sobre lo que le rodea y por tanto, su confianza.

¿Cuándo se comienza a establecer rutinas?

La rutina diaria se va estableciendo a los pocos días de nacer el niño y es a través de la rutina diaria que nuestros bebés entran en contacto con cierto orden. Más adelante, poco a poco, se van introduciendo algunos límites. Los limites son los mejores aliados de la rutina cuando nuestros hijos comienzan a crecer. Poner limites no nos hace malos padre por el contrario los limites son necesarios para que los hijos conozcan hasta donde si y hasta donde no. Esto les permitirá auto regularse con el tiempo. Lo importante es no ceder ante la demanda de los hijos.

Por otra parte, si establecemos rutinas adecuadas y el niño aprende que cada actividad tiene su momento, con la repetición irá aprendiendo a autorregularse lo que facilita su funcionamiento, le ayuda a comprender mejor su entorno y le permite desarrollar su autocontrol e independencia.
Además, tener unas rutinas estructuradas puede evitar conflictos, enfados o castigos innecesarios. El niño aprende cuáles son “sus tareas” y por tanto lo que los padres esperan de él

Los limites son los mejores aliados de la rutina cuando nuestros hijos comienzan a crecer. Poner limites no nos hace malos padre por el contrario los limites son necesarios para que los hijos conozcan hasta donde si y hasta donde no.

Esto les permitirá auto regularse con el tiempo. Lo importante es no ceder ante la demanda de los hijos.

Ejemplos de rutinas que pueden ayudar:

  • Establecer tiempos con el niño para jugar, hablar, pensar en los momentos mas adecuados del día para hacerlo.
  • Dialogar en familia, significa que cada integrante papa, mama, hijos cuenten algo de su día.
  • Acompañarle al parque a jugar, si lo apuntan en alguna actividad extra escolar.
  • Explicándole que hay que dedicar tiempo a las tareas domesticas y que puede cooperar con la madre.
  • Preguntarle por aquellas actividades que más le gusta realizar e intentar hacerlas con él.
  • Marcarle tiempos para hacer los deberes ( sentarse con él a hacer los deberes) (motivarle para que los haga) o (supervisarlos con el cuando termina de hacerlos)
  • Lo mas importante es que el niño comprenda que hay un momento para comer, otro para jugar y otro para la tarea.
  • La rutina del baño puede ser un muy buen indicador para e final del día, la pijama es una rutina que los ayuda de relajarse y bajar su energía. el objetivo es identificar que pronto nos vamos a dormir.
  • Marcar tiempos para ver la televisión o jugar a la videoconsola (enel caso de que la utilizase limitar su tiempo.
  • Indicar a que hora hay que salir de casa, a que hora hay que volver etc.
  • Los padres deben estar de acuerdo en las pautas y nunca discutir delante del hijo. No utilizar al hijo como arma de manipulación.

Recuerda que Los hábitos como los limites son un aprendizaje más por lo tanto no se adquieren de forma inmediata, se adquieren o internalizan bajo la voluntad de ir repitiéndolos y practicándolos a diario. Cuanto mas constante seamos mas fácil lograras que tu hijo se adapte a ellos.