Mujer, cuida tu salud

Escrito por Lic. Laura

Hay días dedicados a la prevención del cáncer de mama, también nos recuerdan constantemente que no olvidemos el Papanicolau una vez al año; y aunque son temas muy importantes, no es lo único que tienes que cuidar. Sabemos que, como mamá, esposa y persona, tienes miles de cosas y responsabilidades; pero la más importante eres tú. Si tú no estás bien no vas a poder rendir. Por eso te damos algunas ideas para cuidarte:

Regresando a los básicos: A veces damos por hecho que estamos haciendo bien las cosas y dejamos hacer conciencia en el día a día:

  • Comer bien: No sólo se trata de comer lo que te toca, si no que también respetes los horarios de tu comida. Acuérdate que una dieta balanceada incluye un poco de todo. Si crees que necesites guía consulta a una especialista.
  • Dormir bien: Sabemos que con los horarios demandantes que llevamos, a veces es difícil encontrar las horas para descansar. Así como para tu hijo es importante dormir para crecer, para ti es muy importante para funcionar bien. Por favor intenta dormir alrededor de 7 horas por noche.
  • Hacer ejercicio: Estamos conscientes de todo lo que tienes que hacer en el día, pero intenta buscar por lo menos 20 minutos diarios para caminar. Si tienes tiempo de meterte a una clase que disfrutas o te gusta bailar en tu cuarto, hazte el espacio para hacerlo. El ejercicio te va a dar energía.
  • Mantenerte hidratada: Hay muchas personas que se quejan de dolores de cabeza, y en muchas ocasiones está relacionado con la falta de hidratación. Asegúrate de tomar suficiente agua simple durante el día.
  • Escucha a tu cuerpo: En el día a día escuchamos muchas cosas, perno pareciera que hemos dejado de escuchar nuestro cuerpo. Te invitamos a que lo conozcas, lo sientas, lo veas y te pongas en contacto con él. Si te pide descansar, intenta darte unos minutos para hacerlo; si tienes hambre intenta siempre tener alguna botana saludable para no prolongar tanto los ayunos; etc.
  • Visita a los especialistas: Recuerda visitar por lo menos una vez al año a tu médico de cabecera. Sugerimos que también visites a tu ginecólogo, oftalmólogo y dentista.