¿Qué es un decreto y cómo formularlo?

Escrito por Psic. Karina

Sabemos que muchos de ustedes tienen propósitos y sueños que quieren hacer realidad. También es probable que hayas escuchado que los decretos son una buena manera para alcanzarlos. Entrevistamos a Sergio de la Garza, director de Centro Uno, para aprender un poco más sobre los decretos: qué son y cómo formularlos.

Antes que nada es importante aclarar que el concepto de decretar es bastante moderno. Connie Méndez fue de las pioneras en explorar los decretos. Ella vivió de 1898-1979. A partir de ahí distintos autores empezaron a utilizar el término y a ahondar en ello.

Para poder seguir con nuestro artículo, es importante que quede claro lo que es un decreto. En palabras de Sergio un decreto se conforma por “frases en positivo para vibrar energéticamente con lo que una persona desea para que esto se acerque a ella y poder atraer eso que uno busca.”

Suena bastante sencillo, pero para poder formular un decreto uno tiene que pensar qué es lo que realmente está deseando. Basándonos en la entrevista aquí hay algunas recomendaciones para que formules tus decretos:

  1. Dilo en afirmativo. Hacer declaraciones negativas sólo confunde. EVITA EL NO.
  2. Ser claro y conciso. Es como cuando hablas con una persona, si le das vueltas y no vas al grano el mensaje se pierde.
  3. Habla en primera persona. Es muy importante que hables en primera persona, recuerda que hay que ser muy específicos. Puedes empezar con palabras como: soy/somos, yo/nosotros.
  4. Redáctalo en presente. Si hablas en futuro uno no sabe para cuándo va a llegar, mejor hablar en el presente.
  5. Fe. Si quieres que tu decreto funcione en hay que creerlo de verdad, so decretas algo sin corazón no sirve.
  6. Usa palabras positivas. Evita palabras negativas, intenta frasear tus decretos con palabras como: salud, prosperidad, bienestar, y no lo contrario.
  7. Constancia. Para que un decreto tenga mayor probabilidad de realizarse, hay que ser constante. Hay que repetir ese decreto en la mañana y en la noche. Si no se puede diario fíjate una meta, pero es importante que ese decreto esté presente en tu vida.

Estas sencillas recomendaciones harán que tus decretos tengan más fuerza. Sin embargo es muy importante que sepas que aunado a eso debe de haber voluntad y práctica. Como Sergio nos dijo: “un decreto puede ayudar a que logres aquello que te propones, pero hay que intentar vivir ese decreto. Si yo digo “soy paz” todos los días, pero me dedico a pelearme con todo el mundo, no tiene ningún sentido decretar.” La fe y la voluntad se deben alinear.

Aquí puedes encontrar una actividad para decretar un año nuevo en familiaDecretos de año nuevio

Datos de Sergio de la Garza:
sdelagarza@centrouno.mx
http://centrouno.mx/uno/